NIHIL PRIUS SEVILLA

 

A Juan Ignacio Zoido le crecen los enanos. Ahora es el Defensor del Ciudadano de Sevilla, José Barranca, el que se le sube a las barbas. En un artículo del Diario de Sevilla se hacen eco de algo que llevaba tiempo coleando por la Corte, la bronca entre el Primer Teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Sevilla, Javier Landa y el Defensor a cuentas del “Informe Barranca 2013”.

 Imagen

 

Parece ser que Landa, “el justiciero del bofetón a los niños malos”, le exigió por escrito a Barranca que retirara algunas partes de su informe. Lo que pasó entonces fue que el Defensor, que gusta de definirse como “de derechas, español, católico y orgulloso de ser militar” , se le metió en los mismísimos que a él nadie le enmendaba la plana y menos Landa, que en el Ayuntamiento manda menos que la querida de un globero.  Como el primer teniente de Alcalde  no podía arreglar el asunto como a él le gustaría, es decir, a bofetones en la puerta de la casa grande, le dio por el pataleo. Lo propio de un hombre de su cargo, como se imaginarán.

-Ea, pues como la orden para su impresión la tengo que dar yo ahora me enfado y aquí no se fotocopia una leche. Te quedaste sin informe, cabrón.

Cerrojazo en el cajón de su despacho y ancha es Castilla… por Andalucía.

El Informe en cuestión es para verlo, o mejor dicho, leerlo sin que los ojos te sangren. Digno de tertuliano de la Caverna (hay quien dice que es precisamente a lo que está opositando el señor Defensor para no ser menos que su archienemigo, el abogado Joaquín Moeckel, que según dicen “se llevan a matar”). Pero a lo que íbamos, la introducción de tres páginas escrita y firmada por el susodicho Barranca parece más un saludo de pascua para la hermandad de ex legionarios sevillanos que un texto analítico y objetivo que cifra en su calidad propositiva su buen hacer como institución pública. Un panfleto casposo lleno de intencionalidades, subjetividades y referencias a eruditos como… Paco Robles, más alguna frase des contextualizada de  Juan Ramón Jiménez.

La bronca está siendo monumental según cuentan y entre tanto excelentísimo y excelentísima, aburridos de no hacer nada en todo el día, esta guerra se ha convertido en manera divertida de justificar el salario. Triste no, lo siguiente.

Por un lado la cohorte de arribistas y paniaguados que siguen, como buenos lacayos, al Alcalde y a Gregorio Serrano por donde vaya. Loadores de twitter,  pregoneros de gloria y forofos del gintonic de media tarde en el Arenal. Niños bien que no han dado un palo al agua en su vida y que han visto en los centenares de liberaciones del Ayuntamiento de Sevilla y los pagos en B de San Fernando una forma de ganar mucho dinero rápidamente doblándola más bien poco. A Zoido le encanta, dicho sea de paso, rodearse de ese ejercito de mangones que le glosan como al nuevo Rey Santo libertador de la Sevilla eterna, esa del millón de bares y las cuatro bibliotecas.

Por el otro los zoidistas puros, los “camisas viejas”, esos que han aguantado todos los años de la oposición a pie firme como buena y fiel infantería y que ahora se encuentran muchos desplazados por su lenguaje y sus formas autoritarias, otros ignorados y la mayoría solo muy bien pagados cuando en su fuero interno saben que deberían estar excesivamente bien remunerados. Esos que reniegan de la falta de mano dura con la Corrala o de la poca valentía de los que rodean “al jefe” ( o al Padrino digo yo, puestos a renombrar) sin usar la mayoría absoluta para meterle mano a la Alameda y a la Gavidia.

Y mientras tanto Zoido, el Alcalde del Empleo, el de las 24 horas dedicado a Sevilla, el de la luz y el taquígrafo, ese para el que el único carnet que valía sería el de identidad, etc etc, frotando y dejándose frotar.

El Informe de Barrera comienza y termina con una frase en latín, “Nihil prius Sevilla”, o lo que es lo mismo “nada antes que Sevilla”. Impera en el equipo de gobierno esa concepción falsaría e hipócrita de una Sevilla que en la realidad no existe. ¿Qué es Sevilla? cabría preguntarse en este punto. Zoido y los suyos lo tienen claro, “Sevilla es Sevilla”. ¿Queda claro no? Diálogo de besugos que esconde una terrible verdad, Sevilla será lo que ellos quieran que sea, lo que les interese que sea.

 

¿Cuándo habrá en Plaza nueva alguien con suficiente responsabilidad cívica que haga de su gestión un solo y contundente grito de Nihil prius sevillanos?.

Anuncios

UTOPÍA

Uno nunca sabe por donde llegará la chispa que incendiará la pradera y más con la que esta cayendo. Vivimos un momento político muy complicado y apasionante. Nunca como hasta ahora los consensos de la transición habían estado tan rotos, tan débiles, buena muestra de ello ha sido que el realojo de 22 familias de la Corrala Utopía este a punto de provocar la ruptura del Gobierno Andaluz. Son tiempos asombrosos, sin duda, estos que vivimos.

Hacía mucho que las bases y votantes de IU no podíamos decir a boca llena que nuestra gente en la Junta lo había hecho “del carajo”, y la verdad es que nos hacía falta para reconciliarnos con nuestro voto del 25M y recuperar la ilusión de cara a los próximos comicios que están por venir. Y es que la posición mantenida en todo este proceso ha sido de altura, tanto el equipo de Jose Manuel García en Sevilla Capital, como el de Gutiérrez Arregui en el provincial y el de Antonio Maillo en el Consejo Andaluz  – Y no digamos los muchachos/as de Fomento- han sabido anteponer “la gente” a los Pactos; la coherencia a la asunción del discurso de la derecha; la política a la soberbia del puñetazo en la mesa. Vamos , la política a la anti política.

Si algo ha enseñado el 22M es que hay musculo para organizar un movimiento popular de corte transformador y alternativo al neoliberalismo y sus recortes. La ausencia de una propuesta alternativa rigurosa y creíble quedó salvada, en mi opinión al menos, en la ultima Asamblea de IU y en los procesos congresuales y fundacionales de diversas fuerzas políticas (especial mención las aportaciones teórico prácticas del Partido Comunista de Andalucía en su último Congreso), se salvaba así el gran riesgo para el perfilamiento político de la izquierda transformadora que veíamos asomar en los últimos tiempos,  la práctica política poco diferenciada de la habitual en los partidos tradicionales. El peligro de ser los administradores “necesarios” de la crisis sin plantear alternativa (recortes incluidos) era negativo en tanto en cuanto  no resolvía el sufrimiento de los sectores populares primero, y  nos llevaba irremediablemente al dique seco durante décadas, después.

La posición firme y consecuente en todo el asunto “Corrala” marca la línea de actuación futura en IU,apostar por la resistencia social y política al saqueo neoliberal lo practique el PP o el PSOE.  Todo esto sin olvidar que lo que hay tras el Decretazo de  Susana es ese gran pacto de Estado del bipartidismo por la Segunda Transición que traiga a Felipe VI y garantice otras tres décadas de negocio a expensas del erario público. Con las cosas del comer no se juega y eso lo sabe bien la señora Presidenta que lleva comiendo de esto desde los dieciocho años.

Acierta nuestra gente cuando reniega de la política como “el arte de lo posible” y supera así la concepción estrecha de la visión tradicional de esta. Acierta también cuando no se deja llevar por la bilis del manotazo en la mesa impresentable de esa Señora. Construcción de la alternativa desde la razón y la rebeldía.Otra utopía posible.

 

Ahora bien plantearse la política como el arte de la construcción de una mayoría social alternativa, popular y con capacidad transformadora, algo “imposible” de pensar tan solo hace  diez años, significa al mismo tiempo rechazar dos tipos de estilos políticos que impiden precisamente este proceso: el manijerismo  (como conmigo no se contó para “jefe” ahora que arda Troya) y el espontaneismo de la izquierda no consecuente, como por ejemplo el artificial y subjetivo titular de larepublica.es “Las bases de IU en Andalucía reclaman la ruptura del pacto de gobierno con el PSOE”  (http://www.larepublica.es/2014/04/las-bases-de-iu-en-andalucia-reclaman-la-ruptura-del-pacto-de-gobierno-con-el-psoe/). Extraña afirmación teniendo en cuenta el considerable número de las bases de IU. Yo por ejemplo no se ni lo que piensa el total de mi Asamblea de base, la del Distrito Sur de Sevilla, que pese a los esfuerzos de algunas y algunos compañeros no hemos conseguido que se reúna para debatir, intercambiar opiniones, sobre la situación actual,  imagínense arrogarse el sentir de TODAS las personas que conformamos IU Andalucía. A no ser, claro, que por bases de IU se entienda el criterio propio, el de los cuatro colegas que te rodean y lo que hayas podido leer por twitter.

 

Marta Harnecker en su obra “La izquierda en el umbral del siglo XXI” plantea una interesante reflexión que puede servirnos en  el particular “Un estilo político consecuente con la concepción de la política como arte de la construcción de una fuerza social popular parte de la base de que la fuerza social no es algo ya dado sino que hay que construirla y que las clases dominantes tienen una determinada estrategia para impedirlo. Esto implica no dejarse llevar por la situación  sino actuar sobre ella seleccionando entre los espacios y conflictos presentes aquellos donde debe concentrar sus energias en función del objetivo central: la construcción de fuerza popular. Esta construcción no se produce espontáneamente, requiere de un sujeto constructor, de un sujeto político capaz de orientar su acción en base a un análisis de la totalidad de la dinámica política.”

Dice el refrán que cuando todo lo demás falla recurre a la prudencia. Si en la gestión de esta crisis el Consejo Andaluz de Maíllo  lo ha hecho tan bien no hay de entrada razón para dudar que a partir de ahora gestione mal la situación. A la “Realpolitik susanista” debemos oponer una política que, sin que deje de ser realista (en la concepción Gramsciana de la crítica al “realismo político excesivo”), vaya creando las condiciones para la construcción del movimiento popular y ese camino, compañeros y compañeras, esta plagado de Utopía.

Siendo así parece razonable que a parte de los medidos pasos que está dando la dirección en la negociación con el , de momento , socio de gobierno las Asambleas de base se reúnan para debatir, dialogar, confrontar las opiniones en la lógica programática de nuestro proceso asambleario y otros procesos congresuales como el del Partido Comunista de Andalucía, tener una organización viva en contacto con los movimientos sociales , activa, y  por otro lado convocar a referéndum a la Organización sobre la permanencia en el Gobierno de la Junta de mantenerse la retirada unilateral de competencias. Felipe Alcaraz lo planteaba a la perfección en uno de sus tweets “Si Susana nos retira provisionalmente las competencias de vivienda hay que dejar provisionalmente el Gobierno para consultar a las bases”. Ni medio millón de palabras más que decía un amigo mío. Convoquemos referéndum y a ver colectivamente que decidimos.

Imagen

Pero más allá de reunir las Asambleas y de convocar a la militancia de IU a Referendum lo importante en este momento va a ser no quedarnos parados, que la Organización en su amplio sentido se vea en la calle,en la lucha,  acudir masivamente a las manifestaciones por la República por ejemplo,(en Sevilla recuerdo es el sábado 12 a las 12.30 h salida desde los jardines de Cristina), continuar movilizándonos con la gente como gente. No se si al final del camino eso servirá para tumbar al Régimen pero al menos podremos decir que nunca dejamos de perseguir la utopía y que lo hicimos acompañando a todo aquel que quiso hacer el mismo camino.

El economista, filósofo y teólogo de la liberación Franz Hinkelammert en su obra “La lógica de la exclusión” dice “ … el arte de la política [popular y transformadora] es también el de saber discernir dentro de las imposibilidades aquellas que son imposibles de aquellas que pueden transformarse en posibles si se crean las condiciones necesarias para ello y en este sentido para un realismo político la UTOPÍA se transforma en fuente de inspiración , en referencia de juicio, en reflexión de sentido”.

 Que oportuno y que maravillosamente utópico.